La protesta llegó al museo: la muestra “Generación bicentenario en marcha” se presenta en la explanada del LUM


Una exposición sobre el derecho ciudadano a la protesta, sobre la reacción de la población cuando percibe una usurpación del poder: “Generación bicentenario en marcha”, muestra fotográfica inaugurada en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), reúne una selección de imágenes de la revuelta que, el 12 y 14 de noviembre, desestabilizó el efímero régimen de Manuel Merino. Trabajos tanto de reporteros gráficos como de los mismos participantes, que resulta una crónica visual de primera mano de aquel fenómeno social y político que sacudió todo el país.

Desplegada en la explanada del LUM, la exposición ofrece un panorama nacional de las manifestaciones ocurridas en Lima, Cusco, Puno, Arequipa, Trujillo, Ayacucho, Chiclayo, Nuevo Chimbote, Cajamarca, Tarapoto, entre otras ciudades; dando cuenta de una iniciativa que, se calcula, movilizó al 13% de la población, alrededor de 3 millones de personas que salieron a las calles o golpearon cacerolas desde sus ventanas.

Épica imagen de la manifestación captada por el fotógrafo Sebastián Castañeda.

Épica imagen de la manifestación captada por el fotógrafo Sebastián Castañeda.

En la muestra, junto a las imágenes de violencia policial y la de los brigadistas que salen al auxilio de los jóvenes heridos, también se muestra la resistencia pacífica, vivaz e incluso satírica de los manifestantes, expresada en danzas, música, disfraces e ingenio a la hora de escribir consignas en sus carteles, mezclando la tradición de la caricatura política con la actual cultura del meme. Desde una muchacha que lleva el cartel que parodia el verso amoroso de Neruda: “Al gobierno le gusta cuando callas, porque estás como ausente” hasta chicos vestidos como sayayines de “Dragon Ball”, sumados a la calle.

Un memorial solidario

El curador y crítico de arte Jorge Villacorta es el asesor conceptual de la muestra inaugurada el jueves 10 en el LUM y propone una exposición en la cual el criterio estético es importante, pero más aún su sentido histórico.

La  exposición ofrece un panorama nacional de las manifestaciones ocurridas en Lima, Cusco, Puno, Arequipa, Trujillo, Ayacucho, Chiclayo, Nuevo Chimbote, Cajamarca, Tarapoto, entre otras ciudades.  (FOTO: Marco Mendoza)

La exposición ofrece un panorama nacional de las manifestaciones ocurridas en Lima, Cusco, Puno, Arequipa, Trujillo, Ayacucho, Chiclayo, Nuevo Chimbote, Cajamarca, Tarapoto, entre otras ciudades. (FOTO: Marco Mendoza)

Es por ello que, como corazón de la muestra, destaca el memorial que surgió en el Parque Central de Miraflores, recordando las muertes de los jóvenes manifestantes Inti Sotelo y Jack Pintado, surgido como una creación colectiva y espontánea.

“El memorial es lo que más nos acerca a la calle sensibilizada, el lugar donde surgió la protesta”, señala Villacorta, para quien habría sido más apropiado que, en su discurso de toma de mando, el presidente Sagasti hubiera pensado en el poema “Masa”, de Vallejo, en vez del recitado “Considerando en frío, imparcialmente…”. “‘Masa’ es, para mí, la versión vallejiana de la resurrección de Lázaro. Uno quisiera devolver a la vida a Inti y a Jack, pero es imposible. Entonces el memorial se convierte en un recordatorio, así como en una toma de conciencia y solidaridad que surgió espontáneamente”, explica.

La exposición también sumó la participación de jóvenes entregados a la música y la danza. (FOTO: Nadia Cruz)

La exposición también sumó la participación de jóvenes entregados a la música y la danza. (FOTO: Nadia Cruz)

Por una nueva política

Para el curador, a diferencia de la llamada Marcha de los Cuatro Suyos (julio del 2000), las movilizaciones que recoge la muestra no fueron un movimiento centralizado, sino un fenómeno espontáneo. “Eso es algo nuevo para el país”, afirma Villacorta.

Frente a la reacción de un congresista como Manuel Merino, que cuestionó la nota de prensa de la exposición del LUM que hablaba de una “reinstauración de la democracia” tras su corto período, Jorge Villacorta prefiere responder a las críticas señalando que lo que le interesa en esta muestra es hacer evidente la recuperación de la dimensión de lo político que conllevaron estas marchas, en su mayoría impulsadas por jóvenes, por oposición a la política partidaria.

Ciudadanos protestan en El Centro de Lima para exigir la renuncia de Manuel Merino a la presidencia del Perú.

Ciudadanos protestan en El Centro de Lima para exigir la renuncia de Manuel Merino a la presidencia del Perú. (Renato Pajuelo/)

“En los tiempos recientes, mis estudiantes eran apáticos, y no parecían responder a nada de lo que ocurría en el país. Por eso, confieso que yo soy el primer sorprendido y ellos me han cerrado la boca. A mis 62 años, constato que las nuevas generaciones entienden perfectamente de valores democráticos, pero en un contexto completamente distinto del nuestro. No estoy hablando de una cohesión generacional, pero sí de una solidaridad que surge y se activa en la calle motivada por los valores democráticos”, afirma el crítico de arte.

Sin embargo, para Villacorta, el sentido y la motivación de estas protestas aún no caben en la imaginación de buena parte de los políticos en el Congreso y, por eso mismo, les resulta imposible explicarla. “Y lo que no pueden explicar lo quieren anular en los términos que conocen, haciendo ‘fake news’”, señala.

“Lo que hace el LUM con esta muestra es acoger y recoger los pedidos de la ciudadanía. Y ciertamente, las generaciones más recientes forman un número enorme de ciudadanos que no quieren normalizar la política oficial. Y eso, me imagino, no pasa por la imaginación de los políticos”.

Tensiones y memoria

Jorge Villacorta participó junto con sus colegas Natalia Iguiñiz, Ponciano del Pino y Víctor Vich en la definición de la muestra permanente del LUM. Esta experiencia le demostró, confiesa, que los sectores políticos más extremos, tanto de la derecha como de la izquierda, no quedaron conformes con la narrativa desarrollada en la institución. “Por ello, lo que haga el LUM estará siempre entre tensiones”, admite.

Los reporteros gráficos, imprescindibles testigos de una marcha histórica. (Foto: Mariano Azabache)

Los reporteros gráficos, imprescindibles testigos de una marcha histórica. (Foto: Mariano Azabache)

“Lo que pasa es que la política en el Perú tiene un carácter obsoleto. No hay partidos que hagan del feminismo, del ecologismo, del movimiento LGTBQI, la defensa a las comunidades nativas o la lucha contra el racismo los puntos principales de su agenda. La esfera política va a estar siempre ajena a la esfera pública. Por más que haya troles en las redes, la escena pública ya cambió. Y lo único que le queda a la esfera política es cambiar también. Nadie puede saber cuánto tiempo demorará en cambiar; después de las protestas del 12 y 14 de noviembre, está cantado que tendrá que hacerlo”, añade.

Dónde: Lugar de la Memoria. Bajada San Martín 151, Miraflores. Temporada: hasta el 10 de marzo del 2021. Ingreso: libre.

VEA EL VIDEO

Decenas de murales y grafitis que cubrieron las calles de Chile durante las protestas de octubre de 2019 y la enorme réplica de un perro callejero ícono del mov

LE PUEDE INTERESAR



Source link