Merkel defiende el parón de noviembre para superar la «prueba de fuego» de la covid | Mundo | Edición América


La canciller alemana, Angela Merkel, calificó hoy de «adecuadas, necesarias y proporcionadas» las restricciones que entrarán en vigor el lunes próximo en todo el país para contener la pandemia, que calificó de «prueba de fuego médica, económica, social, política y psíquica».

«No hay en particular otra medida, más suave, que la consecuente limitación de contactos para frenar los contagios, revertirlos y llevaros a un nivel controlable», advirtió en una declaración de Gobierno en el Bundestag (cámara baja) sobre el coronavirus, en la que la canciller recibió constantes abucheos por parte de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

Merkel subrayó que «está bien, es importante, es irrenunciable» que las medidas para combatir la pandemia «sean públicamente discutidas, públicamente criticadas y públicamente cuestionadas en cuanto a su proporcionalidad» y agregó que «el debate crítico no debilita la democracia sino que, al contrario, la fortalece».

Al mismo tiempo subrayó que «las mentiras y la desinformación, las conspiraciones y el odio no sólo dañan al debate democrático, sino también a la lucha contra el virus», de la que dependen vidas humanas, recordó.

La canciller dijo entender la «frustración» y la «desesperación» en particular de los empresarios que deberán cerrar durante todo noviembre sus negocios a causa de las nuevas restricciones.

REDUCCIÓN GENERALIZADA Y SISTEMÁTICA DE CONTACTOS, LA ÚNICA SALIDA

En la situación actual, dijo, el «aumento dinámico» de contagios, con sus «consecuencias dramáticas para la salud y la vida» de un gran número de ciudadanos, solo puede evitarse con una «reducción generalizada y sistemática de los contactos», afirmó.

El objetivo de todas las medidas es reducir, si es posible en hasta un 75 %, el encuentro de personas «en las más diversas situaciones cotidianas», explicó.

«Si cumplimos las normas, ayudamos a nuestro país y en consecuencia a todos y cada uno de nosotros a superar esta enorme prueba. Entonces ejerceremos nuestra libertad con responsabilidad» dijo.

En las próximas semanas y meses será «decisivo» que a ser posible todos entiendan el porqué de las medidas que se están tomando, añadió.

«El invierno va a ser duro, cuatro meses largos y duros, pero acabará», dijo, y se mostró convencida de que de la misma manera que la humanidad ha superado tantas grandes pruebas en la historia, todos pueden contribuir de manera activa, en este caso «renunciando a todo contacto que no sea imprescindible», precisó, para que se supere también esta pandemia.

COORDINACIÓN EUROPEA, CRUCIAL PARA COMBATIR LA PANDEMIA

Por otra parte, Merkel calificó de clave a nivel europeo mantener «en el mínimo posible la presión sobre el mercado interior y el sistema Schengen», es decir, la libre circulación de bienes y personas.

Merkel, que destacó que muchos países europeos están ahora tomando drásticas medidas para contener la pandemia como las que se acordaron este miércoles en Alemania, se mostró «convencida» de que actualmente los estados europeos están «mejor preparados y coordinados que al principio de la pandemia».

«Sabemos que nuestra actuación a nivel europeo con la pandemia decidirá no sólo la salud de nuestros ciudadanos y nuestras economías, sino que también influirá notablemente en cómo se juzgue en todo el mundo la capacidad de respuesta de Europa, y la legitimidad de la sociedad europea y su modelo económico», argumentó.

El Gobierno federal y los de los estados federados consensuaron el miércoles ante el drástico aumento de nuevos contagios el cierre en noviembre de la gastronomía, así como del ocio, la cultura y el deporte aficionado, pero permitir en la medida de lo posible la actividad escolar y el comercio.

Asimismo, las reuniones se limitarán a un máximo de diez personas de hasta dos domicilios distintos, los viajes turísticos quedan prohibidos y se recomienda evitar todo tipo de desplazamientos, incluidos los familiares.

Alemania registró con 16.6774 contagios en las últimas 24 horas un nuevo máximo diario, mientras el número de casos activos asciende a alrededor de 131.500, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados la pasada medianoche.

En total se han detectado 481.013 casos de covid-19 en el país y 10.272 personas han muerto, 89 en las últimas 24 horas.

En el conjunto de Alemania, la incidencia se sitúa en 99,0 casos por cada 100.000 habitantes en siete días.

Además, la cifra de pacientes en las unidades de cuidados intensivos aumentó en más del doble en las últimas dos semanas: de 602 el 14 de octubre a 1.569 el miércoles.

«Semejante dinámica colapsará en pocas semanas nuestras UCIS», advirtió Merkel, que recordó que la «dramática situación» en la que se encuentra el país, afecta a todos, «sin excepciones».



Source link